• Valle San Luis de los Ingenios en Cuba

    Valle de San Luis de los Ingenios, Cuba

    El valle de los Ingenios en Cuba se creó gracias al tesón de los pobladores de la vecina ciudad de Trinidad, el sudor de los esclavos traídos del Congo y mucha caña de azúcar. Aquí, se construyó el primer ferrocarril de las Américas, que atraviesa gran parte de la isla hasta el puerto La Habana. En la actualidad esta zona se puede visitar desde cualquier punto de la costa de Cuba en pequeñas excursiones de un día.

    Un ingenio de azúcar según la RAE es una finca que contiene un cañaveral y un conjunto de aparatos, para moler la caña y obtener el azúcar. Estas enormes haciendas se han preservado intactas, de tal manera que los visitantes pueden vivir la experiencia auténtica de una plantación azucarera. Aún hoy se pueden contemplar los viejos aparatos de los trapiches para exprimir la caña, grandes ollas de hierro y machetes dentro de vitrinas junto con enseres de los antiguos propietarios.

    Los dos ingenios más famosos del Valle de San Luis son el de los Iznaga y el de Guachinango. Este último tiene una gran casa con murales pintados con escenas bíblicas y varios muebles antiguos. El ingenio de Guachinango perteneció a Don Mariano Borrell, un inmigrante catalán que se enriqueció en Cuba gracias al cultivo de caña de azúcar. El jardín es uno de los lugares favoritos de los visitantes, por su espacio acogedor y la gran cantidad de plantas nativas.

    El ingenio de los Iznaga guarda muchas y curiosas historias entre sus paredes. La más curiosa involucra a los dos de los hermanos y su capricho por construir del pozo más hondo y la torre más alta de la región. La torre alcanza los 65 metros de altura y cuenta la leyenda que además de servir de mirador sobre las pertenencias familiares, también sirvió para defenestrar a la esposa infiel de uno de los hermanos.

    Esta zona tuvo su gran auge durante los siglos XVII y XVIII, cuando funcionaban 77 ingenios. La historia de la región es agridulce porque además de la explotación de caña de azúcar, aquí se practicó el contrabando de esclavos y la dominación de la tierra. La decadencia llegó en el siglo XIX, cuando Europa comienza a extraer azúcar de la remolacha y la esclavitud es abolida. Fue entonces cuando casi todos los pobladores del Valle de San Luis emigraron a la emergente puerto de Cienfuegos. En 1955 los ingenios son transformados en hoteles y museos, para el disfrute de los turistas, que desean conocer Cuba más allá de los resort en la playa.

    Verónica Montuenga
    Verónica Montuenga
    Soy una viajera empedernida, me encanta conocer al mundo y sus culturas. He dado la vuelta al mundo dos veces y desde hace años me dedico a ayudar a viajeros a encontrar el destino perfecto y las vacaciones perfectas.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?