• Un recorrido por Albufeira

    barrio de pescadores de Albufeira

    Descubrimos Albufeira desde el Be Live Palmeiras Village, ubicado a tan solo 15 kilómetros de esta ciudad. Albufeira se levantada sobre las lomas de los acantilados del Algarve, tapiza con sus casas blancas el paisaje, dejando libre hermosas calas de color azul profundo. A comienzos del siglo XX, esta ciudad ya era reconocida como uno de los mejores destinos de playa de Portugal. Aunque el origen de esta ciudad es preminentemente pesquero, hoy en día con tan sólo 30.000 habitantes esta es la segunda capital turística del Algarve, después de Faro. Las hermosas playas de la localidad han conquistado el corazón de muchos turistas que vienen en busca del clima cálido y los 300 días de sol al año de la región. Arrifes, San Rafael, Coelha, Castelo, Evaristo, Manuel Lourenço, Galé, Oura, Santa Eulália, Balaia, Olhos d´Água, Belharucas y Falésia son nombres que no pueden faltar en la lista de playas para visitar.

    Aunque en Albufeira, no todo son sus playas, también hay mucho para disfrutar y visitar en la ciudad. El casco antiguo guarda vestigios de un asentamiento ocupado desde la prehistoria que se convirtió en Al-buhera una ciudad mora y que terminó siendo conquistada de nuevo en tiempo del Imperio Romano, dado el enrome potencial de su aguas. Si quieren conocer más sobre el pasado de la ciudad, lo mejor es visitar el Museo Arqueológico de Albufeira. Además del museo, en el centro histórico destacan varios edificios, como Torre del Reloj -una antigua construcción hoy convertida en cárcel-, la iglesia de la Merced, la iglesia de San Sebastián, el Museo Sacro, la iglesia Matriz -cuyo altar principal es obra de Samora Barros un artista portugués de mucho renombre-, la iglesia de la Inmaculada Concepción y la iglesia de Santa Ana. Dada la enorme cantidad de iglesias de la ciudad, es fácil deducir que estamos hablando de un pueblo devoto. Por esta razón les recomiendo visitar Albufeira durante las fiestas patronales en Agosto y Septiembre, en las que toda la población da lo mejor de sí para alabar a los santos patronos y a la virgen.

    Para cerrar la visita a la ciudad una caminata por las calles del barrio de pescadores de Albufeira, para introducirse en la tradición arquitectónica de los pueblos costeros el Algarve, con sus casas encaladas y sus ventanas de color azul añil, dispuestas a lo largo de calles con escaleras desde las que se puede ver el mar. La explanada Dr. Frutos da Silva y la calle Cândido dos Reis son los centros de la actividad de los pescadores, la primera sirve de galería para exponer artesanía y objetos creados por los pescadores. La segunda se trata de una calle que recorre los antiguos puestos de la Lonja hoy convertidos en restaurantes, donde se puede disfrutar de un arróz con mariscos viendo el atardecer sobre Albufeira. Que mejor cierre para un día sensacional!

    Verónica Montuenga
    Verónica Montuenga
    Soy una viajera empedernida, me encanta conocer al mundo y sus culturas. He dado la vuelta al mundo dos veces y desde hace años me dedico a ayudar a viajeros a encontrar el destino perfecto y las vacaciones perfectas.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?