• Parque Natural del Macizo de Adeje

    Barranco del Infierno, Parque Natural del Macizo de Adeje, Tenerife

    Adeje, en Tenerife, es una tierra de contrastes. En un lado está la bulliciosa playa de Las Américas y el activo núcleo urbano de Adeje, y por el otro el pacífico Parque Natural del Macizo de Adeje. Ubicado en esta espléndida tierra, el Luabay Costa Adeje, ofrece la posibilidad de disfrutar de lo mejor de Tenerife, sus animadas playas y sus espléndidos paisajes naturales.

    El Parque Natural del Macizo de Adeje reúne una interesante variedad de morfologías únicas del paisaje tinerfeño, además de una multitud de especies endémicas botánicas y fáunicas. Dentro de esta reserva natural despuntan dos áreas que especialmente: el Barranco del Infierno y el espectacular Caidero. Este último nombre se refiere a una caída de agua que se surte del Roque Abinque.

    La cascada de Caidero exhibe una increíble vegetación higrófila, entre la que destacan los dragos colgados del Archipíleago, una especie endémica de saucedas “salix canariensis”, la salvia blanca insular o  “sideritis infernalis”, los cardonales y los pinos en las cotas superiores. También la zona tiene una fauna local interesante, cuyos especímenes más relevantes son el pinzón azul del Teide, la alpispa, la aguililla y el cernícalo; todos especies de aves de protegidas.

    El Barranco del Infierno es una reserva natural de una vasta superficie, 1843 hectárea, que se encuentra dentro del área de Adeje entre el Parque Natural de Corona Forestal y Ifonche. Este paisaje se caracteriza por su gran belleza y su orografía abrupta modelada por siglos de erosión del agua. Las cuevas de la zona sirvieron de refugio para los guanches, que huían de las autoridades españolas. En estas cuevas se han encontrado varias momias, que se conservan y exhiben en el Museo Arqueológico de Santa Cruz de Tenerife. Además del Barranco del Infierno, Adeje cuenta con otros parajes protegidos dentro del parque Natural Corona Forestal del Teide, en el que destaca el Barranco de Erques.

    Si el barranquismo, la observación de aves o el senderismo no le atraen, le recomendamos subir  hasta la carretera de Las Moraditas para disfrutar del paisaje de Adeje. Esta zona apacible y poco poblada tiene unas vistas privilegiadas del Barranco del Infierno y también una panorámica, en días despejados de las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro.

    Verónica Montuenga
    Verónica Montuenga
    Soy una viajera empedernida, me encanta conocer al mundo y sus culturas. He dado la vuelta al mundo dos veces y desde hace años me dedico a ayudar a viajeros a encontrar el destino perfecto y las vacaciones perfectas.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?