• La Romana: tierra del azucar

    Playa Bayahibe

    La Romana hoy en día es una ciudad bulliciosa, una de las más densas de República Dominicana gracias al constante goteo de turistas. Ubicada a medio camino entre Santo Domingo y Punta Cana, esta ciudad, tiene un pasado agrícola muy interesante gracias a la caña de azúcar. La Romana se considera la tierra de los ingenios de azucareros de Republica Dominicana, pero también es famosa por sus resorts frecuentados por celebrities, como Be Live Canoa.

    En la década de los años setenta, del siglo XIX, se instalaron en esta región varias familias que venían de Cuba, huyendo de la guerra. Estos colonos trajeron consigo la tecnología de los productivos ingenios azucareros y también el béisbol, tan popular en esta zona. Hasta 1920 la producción de caña de azúcar hizo que tanto La Romana, como el vecino San Pedro de Macorís, fueran ciudades dinámicas y prósperas. Con la expropiación de las tierras de cultivo durante la ocupación americana, esta fue una región de guerrillas por la recuperación del sistema agrícola. La compra americana del ingenio de La Romana en 1960 y la construcción del famoso centro turístico Casa Grande, impulsaron la ciudad hacia un nueva industria y potenciaron toda la Costa Este de República Dominaca.

    Como tal la ciudad de La Romana es una pequeña metrópoli caribeña con muchas tiendas. En lo que respecta a monumentos sobresale el Obelisco –que imita el Monumento a Washington, en D.C.- y el enorme estadio de baseball. En los alrededores de La Romana destacan especialmente tres atractivos turísticos: la Cueva de las maravillas, los Altos de Chavón y la Isla Catalina. La cueva es un enorme complejo de túneles y galerías de más 800 metros de recorrido, bien iluminado y señalizado, donde se pueden admirar más de 500 pictogramas y petroglifos. Los Altos de Chavón es un pueblo de atrezzo creado para rodar películas en República Dominicana. Existe una curiosa fascinación por visitar este lugar, cuya mejor virtud son las maravillosas vistas del río Chavón, pero que poco tiene que ver con el pasado de La Romana.

    Finalmente, la Isla Catalina donde sí que se puede disfrutar de un pedazo de la historia de la región. El pecio del barco de Willliam Kidd, el Quedagh Merchant, ofrece la oportunidad de nadar entre los restos de un verdadero barco pirata. La isla Catalina fue el refugio de muchos piratas, como el mismísimo Sir Francis Drake, pero hoy en día es un centro de submarinismo importante y uno de los principales atractivos de esta nueva La Romana, que dejó atrás su pasado azucarero, para convertirse en el motor del turismo dominicano.

    Verónica Montuenga
    Verónica Montuenga
    Soy una viajera empedernida, me encanta conocer al mundo y sus culturas. He dado la vuelta al mundo dos veces y desde hace años me dedico a ayudar a viajeros a encontrar el destino perfecto y las vacaciones perfectas.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?