• El Observatorio Astronómico del Teide en Tenerife

    Observatorio de Tenerife

    El Teide es el tercer volcán más alto del mundo y el pico más elevado de España. Nadie puede negar la belleza salvaje y descomunal que rodea a la montaña, parte de uno de los parques nacionales más hermosos de la Tierra.

    Pero aquí, desde este punto de las Islas Canarias, es también posible observar otro ‘paisaje’, asombroso y único, que ha hecho que países e instituciones de todo el mundo vengan a Tenerife para levantar los ojos al cielo.

    El Observatorio Astronómico del Teide, junto al del Roque de los Muchachos, en La Palma, forma parte del European Northern Observator (ENO) y, en colaboración con el Instituto Astrofísico de Canarias, sirven de plataforma observacional para buena parte de la población astrofísica mundial.

    La calidad de los cielos de esta zona del archipiélago español y las características meteorológicas, propician formaciones nubosas entre 1000 y 2000 metros de altura que actúan de filtro, impidiendo que la contaminación lumínica de las poblaciones adyacentes, traspase esa capa de nubes.

    El resultado es un cielo cuajado de estrellas en el que la observación con fines científicos encuentra uno de sus mayores tesoros. No en vano, casi 70 instituciones de 20 países participan en el ENO y han repartido entre el Observatorio Astronómico del Teide y el de La Palma, sus bases desde las que sondear el universo.

    Desde luego, con ojos más románticos, no hay más que elevar la mirada al cielo y contemplar la noche estrellada desde cualquiera de las Islas Canarias y, sobre todo, desde ese impresionante Parque Nacional del Teide, para darse cuenta de que aquí las estrellas forman parte del espectáculo.

    Imagen en Creative Commons or Public Domain: Flickr/El Coleccionista de Instantes

    Ana Pérez
    Ana Pérez
    Ha estudiado en distintos países y en varias lenguas, lo que ha marcado su carácter y ensanchado sus miras. Desde hace unos años orbita en la blogsfera como editora de contenidos.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?