• Las cúpulas de los morabitos o el camino de la santidad marroquí

    qubba

    En un paisaje que se nos antoja conocido, sobre todo por cuentos nocturnos y películas de Hollywood, las cúpulas de los morabitos aparecen disimuladas a lo largo de la ruta por Marruecos y, sin embargo, están por todas partes.

    Denominadas ‘qubbas’, su trazado arquitectónico puede ser de lo más variado, pero el edificio siempre albergará una de esas minicúpulas sagradas y hacia cualquier lugar a donde dirijamos nuestros pasos, por los cuatro puntos cardinales del país, a poco que nos esforcemos, conseguiremos identificarlas.

    Trazan el camino de la santidad marroquí, porque bajo ellas se encuentran las reliquias de algún santón de la zona, los llamados morabitos. Quizá sea más visible al ojo inexperto durante la celebración de los mussem, unas especies de romerías populares, en las que lo místico y lo humano se dan la mano y lo mismo sirven para que los muchachos busquen pareja que para espantar el mal de ojo.

    Las cúpulas de los morabitos guardan ritos y manifestaciones culturales que van más allá del universo bereber anterior al Islam. De todos modos, nada en un país árabe escapa a la atracción de la religión. Así el islamismo más ortodoxo también está presente, además de un poco de esa mística sufí tan apegada a la historia del país.

    Abrid los ojos y permaneced atentos, porque esos santuarios pueden depararnos exóticas sorpresas y ritos extraordinarios. Sus celebraciones resultarán espectaculares y, para los amantes del turismo fotográfico, las diversas formas y decoraciones de estos edificios nos brindarán estupendas instantáneas.

    Imagen en Creative Commons: Flickr/Adam Jones, Ph.D. – Global Photo Archive

    Mar Santiago
    Mar Santiago
    Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación como RNE, Diario16 Málaga o Agencia EFE.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?