• Harira marroquí para terminar el Ramadán

    Harira marroquí

    Hace poquísimo que se ha terminado el Ramadán. Es el noveno mes del almanaque islámico, cuando los musulmanes deben guardar ayuno durante las horas del día y no pueden comer o beber hasta que sale la luna.

    En estas fechas, el pueblo musulmán conmemora una de las fechas claves del Islam; el momento en que el profeta Mahoma obtuvo la primera revelación del Corán, comenzando así su camino como mensajero de Dios.Por supuesto en Marruecos la comunidad musulmana es la más representativa del país y el Ramadán uno de los momentos más importantes de la vida religiosa del país. Pero cuando este período acaba y llega el iftar, el momento colectivo en que se interrumpe el ayuno, la harira es una de las estrellas de la mesa marroquí.

    Su nutritiva combinación de ingredientes la convierten en el alimento idóneo para recuperar fuerzas y, desde luego, es uno de los platos más tradicionales de la gastronomía de Marruecos.

    Fideos, ternera, tomates, garbanzos, cebolla, apio, lentejas, arroz, especias… todo ricamente elaborado, en una receta que se cree que ha llegado hasta nuestros días desde el siglo XIII.

    Está claro el valor que posee la harira marroquí en su recetario tradicional y en momentos tan puntuales como los de mayor trascendencia religiosa. Sin embargo, el curioso viajero podrá disfrutar del sabor de esta sopa contundente y de intenso aroma en cualquier hotel o restaurante del país.

    Después de experimentar el sabor de la harira, podréis dedicar un momento a la tertulia disfrutando de unos dátiles, unos pastelillos árabes y un delicioso té con menta.

    Imagen en Creative Commons or Public Domain: Flickr/Girl Interrupted Eating

    Ana Pérez
    Ana Pérez
    Ha estudiado en distintos países y en varias lenguas, lo que ha marcado su carácter y ensanchado sus miras. Desde hace unos años orbita en la blogsfera como editora de contenidos.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?