• Ritual del Hammam: vapores, masajes y purificación

    El hammam es concebido por los árabes como un lugar de serenidad. Todo funciona a otro ritmo, despacio, con armonía, profundamente. Al igual que el cuerpo, pareciera que el espíritu también encuentra un lugar para destensarse.

    Este concepto invita y hasta impone unas normas de comportamiento en las que la suavidad y el respeto son la base para que todos puedan disfrutar el ritual del hammam. Es muy importante que no levantemos la voz. Por supuesto que es el lugar propicio para las confidencias, quedas e íntimas, es otra regalía del hammam.Todo en los baños está enfocado a la comunidad y también aquí hemos de mostrar nuestro respeto, nuestra consideración con los objetos y el espacio que han de usar los demás. El cubo, los cuencos del agua, tienen una única función, facilitarnos el uso y permitirnos el aseo. Es mejor evitar el juego con algo tan íntimo y, como no podía ser de otra manera, se exigen las mayores observancias higiénicas.

    El primer paso en nuestro ritual de purificación y aseo será el de relajarnos, abrirnos al agua, dejar que cada uno de nuestros poros se impregnen del líquido elemento y nada mejor para ello que las pozas de agua caliente. Ojo, la temperatura es bastante elevada. Evita echar el agua por encima, podrías quemarte. Sin embargo, es el lugar ideal para extender nuestra esterilla y tumbarnos un rato a divagar.

    Ha llegado la hora de pasar a la terma templada. Diferentes grifos expulsan el agua a distintas temperaturas. Toma el cubo de agua caliente y lava el trozo de suelo en el que harás tu aseo. Pon tu esterilla, siéntate y mezcla agua caliente y fría. Mójate con ella y usa los jabones. Al terminar tu lavado, baldea la zona en la que has estado, hasta que quede completamente limpia y sin espuma.

    En esta sala, si te apetece, puedes solicitar el servicio del masaje. Pueden ser muy duros, pero saben lo que hacen.

    Relajados y limpios, es la hora de terminar nuestro proceso en las instalaciones más frescas, donde recuperaremos la temperatura y podremos ir recobrando el tono antes de incorporarnos  al ritmo de la ciudad.

    Imagen en Public Domain: Wikicommons/Tomkeene

    Mar Santiago
    Mar Santiago
    Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación como RNE, Diario16 Málaga o Agencia EFE.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?