1. Maria Carrasco

      Soy Dominicana de un barrio muy humilde de ese maravilloso país, desde niña para mí era un placer el poder caminar todos los días y admirar desde la calle esa vieja zona colonial La Isabela Católica, independencia, y otras calles que para mi eran partes de herencia Dominicana, sin contar que ver desde la distancia la Catedral era suficiente, mi pobreza y mi juventud me cohibía de entrar a ella, luego con los años aprendí que como monumento nacional, todos tenemos derecho y la primera vez que pude entrar la sensación fue maravilla e inolvidable. Hace ocho años fui de nueva a visitar ese noble patrimonio mundial, pero las sensaciones fueron muy diferentes, sentí pena, dolor rabia impotencia viejas brechas dejadas por los huracanes y los temblores, muchos descuidos en los asientos y en general, no me sentí orgullosa de cómo nuestros país está descuidando nuestra catedral ojalas que las autoridades correspondientes hagan lo necesario para revivir nuestra Catedral, la primera de América, La primera del Nuevo mundo,

    ¿Dejar un comentario?