• Consejos para comprar en Marruecos de noche

    Mercado nocturno

    Como en casi todos los países africanos, el sol calienta el día de Marruecos de manera rigurosa. En algunos lugares, incluso, puede llegar a ser despiadado, en un territorio bordeado por el desierto del Sahara.

    La dureza de estas condiciones propician que sus gentes se resguarden durante el día, tras las gruesas paredes de adobe de las casas más humildes, tras los portones de los Riad, tras los recintos amurallados que protegen las ciudades, incluso por las callejuelas estrechas, que propician las corrientes de aire.

    La compra, la diversión, el ocio, el momento del té, la reunión amistosa… la caída de la tarde trae consigo el fresco, una agradecida bajada de la temperatura que propicia la salida.

    Es ahora cuando las plazas de las medinas se convierten en concurridos mercados nocturnos, donde además de conseguir todos los enseres y las materias primas para el devenir familiar diario, también se puede echar un rato con los amigos, tomar un té en animada charla o comer deliciosos platillos marroquíes.

    Las primeras horas de la noche encuentran en el mercado un caldo de cultivo para el alborozo, la algarabía, el buen humor, el bullicio… Comprar por la noche en Marruecos no sólo es una actividad obligada, es además un placer social, de ningún modo prohibido para el curioso viajero.

    Dulces, tintes, especias, ropajes, marroquinería, souvernirs, comida, té… es el momento de mercadear y aprovechar una de las experiencias más placenteras del país alauita. ¿Un consejo para el turista? Que se mezclen con la población y se dejen seducir por el encanto de la ciudad nocturna.

    Imagen en Creative Commons: Los Viajes del Cangrejo

    Ana Pérez
    Ana Pérez
    Ha estudiado en distintos países y en varias lenguas, lo que ha marcado su carácter y ensanchado sus miras. Desde hace unos años orbita en la blogsfera como editora de contenidos.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?