• Varadero en coco taxi

    coco-taxi

    Una vez llegados al paraíso cubano sería absurdo no aprovechar todos los encantos extraordinarios que nos depara La Perla del Caribe. Entre las propuestas más divertidas e insólitas está la de conocer Varadero a bordo de un coco taxi y disfrutar como auténticos turistas.

    Parecerá que hemos salido de algún fotograma de aquellos dibujos animados de cuando éramos pequeños, “Los Autos Locos”. Amarillos, chillones, ahuevados, diminutos, estridentes, ruidosos y divertidos, los coco-taxis son un invento casi exclusivo para el turismo, que encuentra de lo más regocijante pasearse un rato sobre estos triciclos cubanos.

    Los coco-taxis, que también se encuentran en otros puntos turísticos de Cuba como La Habana, llevan en la isla desde 1998 y desde luego su implantación no pudo ser más exitosa, a tenor de la acogida que le brindaron los extranjeros que visitaban el país.

    Varadero no podía quedar fuera de su ámbito de uso, porque es una de las centrales cubanas más demandadas por el turismo internacional y allí este pintoresco transporte es el rey.

    Inspirado en los rickshaws de la India, el coco taxi es también un triciclo motorizado que, al margen del conductor, puede transportar dos pasajeros. Su precio no es más barato que un taxi al uso, pero quienes llegan a la ciudad cubana lo encuentran adorable.

    Existen un par de variantes del típico coco-taxi amarillento y estridente, es el coco taxi colonial. Menos escandaloso que su ‘hermano’ azafranado, recuerda aún más al rickshaw indio. También se pueden recorrer las calles de Varadero a bordo de una bici-taxi, exactamente iguales a las que recorren el centro de Londres desde hace años, eso sí, mucho más económicas las cubanas.

    Imagen en Creative Commons or Public Domain: Flickr/El Toñio

    Mar Santiago
    Mar Santiago
    Periodista y traveller, especializada en otras culturas y países en conflicto. Ha trabajado para importantes medios de comunicación como RNE, Diario16 Málaga o Agencia EFE.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?