• El Tajine Marroquí

    Tajine

    Junto a platos tan atractivos y suculentos como la pastela, la harira o el cuscús; el tajine es uno de las delicias culinarias más conocidas de Marruecos. Carne, pescado, verduras… todo tiene cabida en este recetario, porque en realidad este aporte gastronómico toma su nombre del recipiente en que se cocina.

    El tajine marroquí es un recipiente de barro de forma cónica, que los turistas no podemos dejar de echar en la maleta de los souvenirs cuando regresamos de nuestro periplo marroquí. Sus orígenes se vinculan a la cultura bereber del Norte de África y a ese legado que nos permite degustar esas combinaciones de especias, frutos y viandas que nos avivan los sentidos en una experiencia única.

    No debemos sucumbir a la simplicidad del envase, porque su historia se remonta a seis milenios antes de Cristo. La “cazuela” de barro cocido y barnizado no es muy honda, aunque sí que puede alcanzar un diámetro considerable. Como curiosidad destacaremos que la tapa no se usa durante el cocinado, sino posteriormente para presentar los alimentos.

    En cualquier casa, restaurante u hotel de Marruecos el viajero podrá experimentar ese alborozo de olores y sabores que hacen del Tajine un plato exquisito y que, con toda seguridad, vuelve adicto a quien lo prueba por primera vez.

    Si ha elegido una estancia en nuestro Hotel Be Live Grand Saïdia, seguro que en alguno de sus restaurantes podrá saborear un bocado de la magia de Marruecos y  a partir de ahí descubrirá otros muchos lugares en los que probar el tajine de cordero y ciruelas, el de pollo con limón, el de pescado picante, el de ternera con verduras…

    Imagen en Creative Commons or Public Domain: Flickr/flequi

    Ana Pérez
    Ana Pérez
    Ha estudiado en distintos países y en varias lenguas, lo que ha marcado su carácter y ensanchado sus miras. Desde hace unos años orbita en la blogsfera como editora de contenidos.

    Leer más articulos de este autor

  • ¿Dejar un comentario?